chaquetas polo ralph lauren Por eso decidí matarla

camisas de polo ralph lauren Por eso decidí matarla

Sin embargo, González ha hablado sobre todo de su hija, Triana, que declarará maana.

Pasadas las 16.30 horas, Montserrat González, autora confesa de los disparos que acabaron con la vida de Isabel Carrasco, y cuya defensa busca el eximente de “trastorno mental” para rebajar su condena, se ha sentado ante el juez para declarar en la primera sesión del considerado ‘juicio del ao’ en León, aunque ha dejado claro desde el primer momento que sólo iba a responder a las preguntas de su abogado.

Muy seria, con el pelo recogido y una botella de agua entre las manos, antes de dar su versión escuchó estoicamente las cuestiones que tenía preparadas el fiscal, en base a las declaraciones que ella había hecho los días 14 de mayo y 19 de diciembre de 2014, y también las de los otros letrados.

Tras esto, comenzó su intervención firme, hablando de la relación con su hija: “Estaba pendiente de mi hija todo el tiempo. Tenía escoliosis y tenía que ayudarla a realizar determinadas funciones. Ella era mi vida”. Contó que “Triana estudió ingeniería en Santander y estuvo un ao en Alemania haciendo el proyecto. Yo iba a verla”.

Pero a partir de ahí se trabó, hizo silencios, olvidó nombres y términos. Se mostró perdida y con alguna dificultad para hilar el discurso. Explicó que Triana se adhirió al PP al acabar los estudios, “porque un amigo nuestro, Gaspar, de Astorga, es íntimo amigo de Juan Vicente Herrera, ex presidente de la Junta de Castilla y León, y de Javier García Prieto, ex presidente de la Diputación de León, que la apadrinaron para entrar en el partido”. Luego, en 2006, ya militante popular, le salió trabajo en la Diputación.

González indicó que “Triana se llevaba muy bien con Isabel Carrasco. A todo el mundo le extraaba porque Carrasco no se llevaba bien con casi nadie, pero con mi hija sí. Además, Triana tuvo un problema con el coche que había traído de Alemania, le llegó un requerimiento de Hacienda y Carrasco se lo solucionó”. Entonces fue cuando tuvo conciencia de que Isabel Carrasco “tenía algo de mano con Hacienda”.

Montserrat ha afirmado que en 2010, “cuando Triana fue a casa de Isabel a ponerle unas cosas en el móvil, ella se le insinuó y mi hija salió corriendo. Me lo contó. Desde entonces todo se torció”. La oposición a la que se iba presentar Triana para conseguir su plaza fija se había convocado un mes antes de este episodio. “Iban a salir enseguida y, tras esto, se retrasaron”.

“Era patente que cuando una plaza querían que fuera para alguien, le daban las preguntas. Se las daban a todos y a mi hija se la dieron”, manifestó la autora de los disparos en la pasarela sobre el río Bernesga. “Los exámenes eran un paripé para adjudicar las plazas. Mi hija acudió al segundo examen como espectadora y grabó con el móvil lo que ocurría”. Después, continuó, Isabel Carrasco eliminó ese puesto en la Diputación. “Todos los trabajadores le dijeron a mi hija que era para que no pudiera presentarse más”

“Fue una persecución increíble a mi hija. Primero la despidió. Luego la agobiaban con Hacienda. Tenían que devolverle y hacían para que le saliera a pagar. También a mi hija le salió trabajo esporádico en Caja Espaa, pero como Isabel Carrasco era asesora de la entidad, no quiso pagarle las facturas. Compaeros de trabajo le comentaron a mi hija que había orden de no pagarla”.

‘Le hizo la vida imposible’Por si fuera poco, “le reclamaron 12.000 euros desde la Diputación. Recurrimos, pero perdimos”. Al dejar la Diputación le ofrecieron varios trabajos, pero Carrasco la boicoteaba todos. “Miembros del PP se lo admitieron a mi hija”. “La verdad es que le hizo la vida imposible”.

Frustró cualquier futuro de Triana en León. Y mientras relataba el calvario de su nia, Montserrat se puso a llorar. “Mi hija estaba fatal. Había adelgazado 25 kilos y estaba mal. Sentí miedo por ella. Una amiga de mi hija de Gijón por la depresión se tiró al tren. Y dos hijos de unos policías también se suicidaron”, alcanzó a decir con la voz entrecortada. “No quería que a mi hija le pasara lo mismo”.

Llegó un momento en el que González vio que no había salida. Cuando tras un Congreso del PP (enero de 2012) no salió García Prieto y Rajoy mantuvo a Isabel Carrasco en el puesto, “pensé que iba a matarla”, ha dicho. Entonces fue cuando lo decidió: “Era Triana o ella”.

La preparación y el día del crimen”Hice una búsqueda de armas en el ordenador de mi hija. Intuyó mi intención y me dijo que no lo hiciera, pero yo estaba decidida. Fui a Gijón a comprar el revólver al bar de Armando. Me enseó a usarlo y me regaló una navaja”, ha contado, detalladamente. Y afirmó que “si Triana se hubiera enterado se pegaba un tiro. Ella no sabía nada”.

Fue a Gijón a por el arma (por ella y por las balas pagó 1.200 euros) porque iban a menudo a la ciudad y tenía un piso allí. “No fui a ningún sitio a entrenar el disparo. Vi cómo funcionaba y ya. Tenía claro que iba a ser de cerca. Yo salía a caminar con el arma (no siempre) e intentaba hacer por verla (a Isabel Carrasco), por encontrarme con ella. Un día bajó la vecina de Isabel y me vio. Eran sobre las 21:00 horas y me dijo que qué hacía allí, que me había visto varias veces, y entonces cambié de sitio. Otro día la vi sola en la Alborada y, si hubiera llevado el arma, la hubiera matado. Mi hija no sabía nada, no la necesitaba para nada”.

El día del crimen, después de comer, “Raquel Gago vino a casa a tomar un café con Triana. Yo la vi desde la puerta y ya. Esa tarde teníamos que ir a por un vestido que me había dejado en Carrizo (su pueblo). “Salí y cuando vi a Isabel Carrasco pensé que podía ser el día. Entonces llamé a Triana y le dije que se fuera para el coche. Como me vio nerviosa, me preguntó que qué pasaba y entonces le dije que había visto a Carrasco: ‘se va a acabar’, solté. Y colgué”.

El relato continúa: “Cuando llego a la pasarela me empecé a acercar a ella y pasaron unos seores. Fui más rápido. Le di en la espalda y luego le di más, pero no sé dónde le di. Disparé rápido y me fui. Tiré el bolso con el arma en un garaje, porque ya no lo necesitaba para nada. No tenía nada mío en el bolso. Sólo la navaja y 50 euros. No tenía ni huellas ni nada”, afirmó González. Ella pensaba que su hija Triana iba tras ella con el coche, pero no la vio. Cuando llegó ya estaba la policía.

Tras contar sus días en comisaría y exculpar en todo momento a su hija Triana, también echó un cable a Raquel Gago. “No tiene nada que ver en todo esto. Cómo iba meterla en algo así. No sabía nada”. Y tras un poco menos de dos horas de declaración, dejó un final tajante: “No estoy arrepentida por lo que he hecho. Si digo otra cosa mentiría”. Porque, en su cabeza, está convencida de que si no mata a Carrasco “hubiera ido al entierro de mi hija”. Y aún tuvo un poco de tiempo para “ensuciar” al PP. “Si hubiera salido presidente García Prieto, no estaríamos aquí”.

Se le ha ido la cabeza totalmente. Ahora bien, imaginaros, que no la hubiese matado, que la hija tuviese su trabajo en la diputacion y nunca hubiese pasado esto, creeriais que una persona puede acceder a un trabajo de esta manera?? desgraciadamente yo si. Todo lo que diga esta senora es ba no es que no diga la verdad, o su verdad o su version o lo que sea, es que esta gente se mete en el partido para coger plaza, los ideales les importan una mie%%a y que la gente mejore tambien, lo importante es coger plaza. Estas no son gente normal. Con razon le pueden dar el atenuante mental o lo que sea, pero que la mantengan en la carcel. Y lo peor es que seguro que hay cientos de “empleados publicos” muy honestos y muy aprobados en oposiciones de esta manera. No sé cuántos “más de uno”, pero afortunadamente aún prima la cordura y en casos así la inmensa y total mayoría acudiría a la Justicia basada en la ley y la convivencia, que es también justicia terrenal (la civilizada) dejando la versión divina para otros mundos que estando vivos no sabemos si existen o no. Poco o nada de cuanto he leído en diversas facetas de la asesinada me gusta, pero matar NUNCA. No es una opción.

Yo sólo soy capaz de ver a una asesinada, que me da a mí que debía ser una joya de mucho cuidado, y a una criminal trastornada por completo mucho antes del crimen, que decidió dirimir sus asuntos por la calle de enmedio. No veo el eximente de enajenación mental transitoria y sí permanente, porque de ser transitoria, que correspondería a un arrebato, debería estar lamentando todo cuanto ha sucedido y su terrible decisión. Hay intención, premeditación, alevosía, nada de arrepentimiento y todo lo necesario para que esta seora pase una ingente cantidad de aos entre la prisión y un psiquiátrico. y no saldrá recuperada jamás, porque está convencida hasta la médula de que ha hecho lo correcto. Un auténtico disparate espeluznante.

EHabr a que ver donde compró la pistola,, o si era con la pistola de la amiguita,,,quien la enseo a disparar, y cuantas balas gasto,,, y que hacia por alli la amiguita,,, dá la impresion de que estaba bien calculado,,, podia haber buscado un arreglo, denunciarla,, qujarse al PP,,, o lo que sea,,
chaquetas polo ralph lauren Por eso decidí matarla
,, PERO MATARLA,,, eso ya es mas fuerte,,, por esa regla de tres un tio te cae gordo,,, y al hoyo,,, discutes con alguien por un toque de coche y te lo cargas,,,, como eso pase suave y no tenga consecuencias firmes,,,, VEO A TODO EL MUNDO COMO EN AMERICA, con armas,,,, y ya no sería una reyerta calé,,, seria o tu o yo y palante. Pero esta noticia se refiere al PP, si estamos a setas, estamos a setas y si estamos a Rolex, estamos a Rolex. No entiendo que les parezca mal la corrupción del PSOE y traten de justificar por ello la del PP. Nadie justifica la corrupción del pp solo que la del psoe es mucho mayor y mas daina que la del pp porque funciona en los servicios públicos.