ralph lauren romance Callos y ojos de pescado

polo ralph lauren blanco Callos y ojos de pescado

La piel de nuestro cuerpo es fina, solo aquellas zonas que son expuestas a fricción son un poco más gruesas como son el caso de las palmas de las manos y plantas de los pies. La formación de callos son el producto de un proceso abrasivo prolongado donde se produce un estrato superficial anormalmente grueso en el punto de fricción.

Es muy común que los pies desarrollen los molestos callos u ojos de pescado, sobre todo en los siguientes casos:

En el estrato más externo de la epidermis, conocida como capa córnea. La fricción (o algunas enfermedades) hace que la capa córnea aumente de espesor, más allá de los límites normales. El resultado es una pel gruesa, escamosa, no elástica y con fisuras dolorosas.

Se trata de capas córneas que se forman en determinados puntos en la piel a causa de hiperqueratosis, un engrosamiento de la capa externa de la piel que está compuesta de queratina, proteína que se encarga de proteger la zona. Por lo general son indoloros, pero en ocasiones pueden ser tan gruesos que la piel pierde flexibilidad y humedad, por lo que se quiebra, lo que ocasiona lesión.

Las callosidades en la planta del pie o los talones son ocasionadas por zapatos que aprietan demasiado. Por otro lado, las personas que caminan descalzas todo el tiempo y en todo tipo de terrenos también son propensas a desarrollar callos de hasta 1 cm de grosor.

El término correcto es heloma o tiloma y se trata de una reexaltación de tejido muerto y firme, pequeo y redondo que se forma en los dedos de los pies, principalmente en el hueso. Tienen un tono amarillento, pero pueden enrojercerse al irritarse o inflamarse.

Contienen un núcleo duro y ceroso que se forma en la capa externa de la piel, que después penetra hasta el tejido o nervios subyacentes, causando dolor si se presiona. También es originado por fricción o presión del pie,
ralph lauren romance Callos y ojos de pescado
ya sea por el uso de zapatos y calcetines incorrectos, o por participar en actividades artísticas, laborales o deportivas que implican presión constante del pie. En algunos casos los callos y ojos de pescado se desarrollan también por artritis o deformidades en los huesos.

[No te pierdas: Lo que sí y lo que no en caso de ampollas]

Son fácilmente reconocibles a simple vista. En la mayoría de los casos no necesita atención médica, a manos que sean muy molestos, recurrentes o se infecten, lo que requiere el uso de antibióticos. Ante cualquier lesión en los pies acude al podólogo o dermatólogo.

Si el callo es muy grueso, el médico deberá aplicar un corte con anestesia local. En caso de que el ojo de pescado sea muy profundo se requiere una pequea cirugía. Algunos tratamientos incluyen:

Soluciones y pomadas: Productos con ácidos salicílico y láctico, sustancias que ablandan el tejido.

Electrocauterización: Destrucción del tejido anormal, a través del calor.

Crioterapia: Congelación de las verrugas mediante aplicación de nitrógeno.

Laserterapia: Exposición a una poderosa luz que evapora el callo u ojo de pescado.

En casa, los ojos de pescado se pueden eliminar suavizándolos con agua tibia, sales y crema humectante. Después de cubrirlos con una gasa húmeda y envolver el pie con un plástico durante algunos minutos se puede frotar con piedra pómez. Cuando se desprendan se aplica una pomada salicílica al 5 o 10% y se cubre la zona con una venda adhesiva.

Ojo: Si la persona padece diabetes o enfermedad que ocasiona circulación deficiente, debe acudir al médico de forma inmediata y nunca intentar la curación por su cuenta.

+ Utiliza zapatos cómodos para tus actividades.

+ Si usas calcetas, trata de que no sean gruesas o rugosas.

+ Nunca camines descalzo

+ Cambia todos los días calcetines, medias y rota el calzado.

+ Mantén tus pies limpios y secos.

+ Al llegar a casa trata de darte un masaje en los pies todos los días. De preferencia utilizando agua caliente con sal, vinagre o jabón para ablandar las partes callosas.

+ No utilices nunca tijeras o navajas para quitar los callos, acudir al especialista en casos difíciles en que no se remuevan con los parches o líquidos que se adquieren en las farmacias.

+ Lima con piedra pómez cuidado y suavidad las partes ásperas de la planta del pie y de los talones.

+ Examina periódicamente tus pies y no ignores la aparición de lesiones.

Existen otro tipo de callos originados por uno de los tipos del virus del papiloma humano y que son muy contagiosos, por compartir zapatos, en baos público o albercas. Acude a tu médico.
ralph lauren romance Callos y ojos de pescado