ralph lauren zapatos y piloto de carreras al alquiler de alta costura

polo ralph lauren bebe y piloto de carreras al alquiler de alta costura

Con una larga y variopinta trayectoria profesional a sus espaldas, Polo Villaamil pasó de las puertas de la Fórmula 1, como piloto F 3000, a montar La Más Mona, un negocio de alquiler de vestidos de alta costura con una fuerte base de e commerce y afincado en Madrid. Mientras tanto, aprovechó para hacer una larga parada en boxes con un MBA en el IESE y empleado en Londres dentro del sector financiero.

Estaba trabajando en la banca de la City como country manager para divisa en Deutsche Bank y Nomura, pero la situación de la economía provocó que se pusieran a recortar costes y se echó a muchagente, yo entre ellos, comenta Villaamil. Tras una semana de depresión viendo llover alquilé un BMW M3 [un vehículo de lujo de línea deportiva] y decidí recorrer Inglaterra, Esocia y Gales, aade. Fue precisamente al volante de este coche, en contacto con su antigua pasión por el motor y la velocidad, cuando se le ocurrió la idea de La Más Mona. Quería comprarme ese coche pero no podía hacerlo. No tenía ningún sentido pero sabía que alquilarlo me hacía feliz y eso sí podía permitírmelo. Entonces, decidí aplicar esta idea al ámbito de la moda, aade.

Otra de las fuentes de inspiración para este insólito negocio vinieron de su propio entorno personal. He vivido muchos momentos de ‘tengo el armario lleno pero no tengo que ponerme’ y he visto como se compraban vestidos caros que sólo se utilizaban en una ocasión, indica Villaamil. Me di cuenta de que la gente no quiere repetir, de que existe una tendencia de ir a la última y vi que el modelo de negocio de La Más Mona podría tener sentido, comenta. Entonces, continúa, a principios del 2012 me puse en contacto con mi socia, cofundadora y jefa de producto, Angie Ibarra para hacer los números y, en noviembre, ya estábamos online.

La tienda cuenta con un stock de de más de 500 piezas valoradas en 600 o 700 euros, cada una.

La Más Mona cuenta con un stock de más de 500 modelos y 100 accesorios de alta costura pensados para que las clientas puedan alquilarlos en ocasiones y eventos especiales. Tenemos acuerdos con diseadores que nos ceden sus modelos en depósitos o directamente las compramos a los proveedores nacionales e internacionales y los guardamos en nuestra oficina, explica Villaamil. En nuestra página web, las clientas pueden seleccionar la talla, el tipo de cuerpo, el color, el tipo de vestido y la ocasión para la que lo deseean y les enseamos una selección acorde a su gusto, aade.

Además, esta tienda online ofrece la posibilidad de probarse los vestidos antes de decidir si desean o no alquilar un determinado modelo. Ofrecemos la posibilidad de hacer una preselección de hasta cuatro modelos, pagando un depósito que luego devolvemos, para que las clientas se los prueben en casa y decidan cuál prefieren, seala Villaamil. Por otro lado, existe la posibilidad de que vengan a las oficinas y, con ayuda de nuestra estilista, se prueben todos los vestidos que quieran durante 45 minutos, afirma. Al final, si deciden llevarse uno, lo tienen en su poder desde unos días antes de que lo necesiten hasta unos días después. El precio final, 80 ó 90 euros por alquilar un modelo que cuesta 600 o 700 euros, incluye un seguro que cubre daos, seala.

Finalmente, Villaamil apunta hacia su nueva línea de negocio : Buscamos que las clientas nos cedan sus propios vestidos de alta costura que no usan nunca para que se los pongamos en alquiler a cambio de la mitad de lo que recaudemos con ellos.
ralph lauren zapatos y piloto de carreras al alquiler de alta costura