ralph lauren hoodie en promoción

camisas polo mujer ralph lauren en promoción

Inicio El País Puro Deporte Sucesos Economía Opinión Viva El Mundo Ciencia Tecnología Data Diálogos ncora Revista Dominical Teleguía Brandvoice Somos Célebres Videos Blogs Negocios Publicaciones Emisoras Productos GN Anúnciese Estados Financieros Condiciones de uso Políticas de privacidadFútbol Nacional Fútbol Internacional Legionarios Selección Nacional Motores Otros deportes TorneosCartas Columnistas Editorial Foros InternacionalAplicaciones Científicas Medio Ambiente SaludExisten dos grandes motivos por los cuales comprar en tiendas de ropa americana: el primero es porque se vive en una situación económica ajustada y el segundo es para aparentar que no se sufre de lo primero. Dicho de otra forma: la necesidad tiene cara de zaguate y la ostentación, de poodle. A esta conclusión llegamos luego de recorrer seis tiendas de ropa usada, a lo largo de una semana, por todos los rincones de San José.

Una pregunta fue la que provocó todo este experimento: es posible conseguir ropa fina sin tener que pagar caprichos?

Cada quien tendrá su propia respuesta a si es necesario vestir Carolina Herrera para andar en bus, pero la mayoría sí está de acuerdo en que “lady ganga” es la eterna amante de quienes prefieren (o necesitan) gastar poco.

Así que empezamos el trabajo de campo. La variedad que hay en los percheros de estos lugares ofrece opciones para todos: en los ganchos conviven piezas diseadas por Yves Saint Laurent, Hugo Boss y Ralph Lauren, junto con abrigos de piel de peluche, camisetas de algún taller electromecánico de Oregon y el camisón de pareciera Lily Monster. Todo está revuelto, como si fuera un paraíso socialista de la moda.

Por eso, entre tanto americanchuica, ofrecido en promociones tipo “tres camisas por 2.500”, es obvio que vestirse aquí resulta sencillo. Ahora. vestirse bien, eso es harina de otra paca.

Quien desee comprar ropa usada de marca, digamos que a la moda, y a precios que le cortarían el aliento a las millonarias de Rohrmoser y Escazú, lo puede hacer. Aunque, conste, dar con esas joyitas requiere de habilidades casi arqueológicas. Como Indiana Jones, hay que excavar hasta dar con el tesoro que alguien dejó perdido o se aburrió de tener.

Combo Combo, La Primera,
ralph lauren hoodie en promoción
Sinaí y Romántica Venezia, son algunas de las “americanas”, en San José, que así nos lo demostraron. En todas se repite la decoración de juguetes en las paredes, hileras de ropa y carteles de precios con cromos y escarcha.

Desde la entrada, un fuerte olor a “recién salido de la secadora” delata, pero tranquiliza.

La clientela es igual de pintoresca. Frente a las cajeras, desfilan desde seoras que se apropian de todas las blusas de tirantes y colores fosforescentes, hasta la chica veintiaera, quién probablemente presumirá, en la universidad, que el suéter Gap que lleva en la canasta de plástico, lo adquirió en el “el sale del mall”(lo cual no dejaríade ser cierto).

El sonido de ganchos moviéndose sobre los percheros deja en evidencia a quienes andan en busca de “ropa buena”. Se les ve, además, revisando el cuello de las camisas y la cintura de los pantalones, “escaneando” etiquetas. Dos de ellos somos la fotógrafa Eyleen Vargas y yo, quienes no ocultamos nuestra sorpresa al encontrar una camisa Liz Clairbone, dos vestidos de noche espectaculares y un pantalón de la H M.

En seis recorridos, compramos 21 piezas, todo por 48.850. Sobró;
ralph lauren hoodie en promoción
y con el vuelto terminamos la jornada de shopping compartiendo una Coca Cola y medio cantonés.