ralph lauren puffer jacket miles despiden en Módena al Big Luciano

polo hombre ralph lauren miles despiden en Módena al Big Luciano

Luciano Pavarotti, quien murió el miércoles a los 71 aos, fue el tenor más popular de la segunda mitad del siglo XX, ya que juntó la música clásica con la música popular, convivió tanto con tenores y grandes artistas, como con Madonna, Ricky Martin y U2.

Nació el 12 de octubre de 1935 en Módena, en el norte de Italia. Hijo de un panadero amante de la ópera y asiduo miembro de un coro local, Luciano comenzó en el ámbito musical dentro del coro del Teatro de la Comunna en su ciudad natal y en la Coral Gioacchino Rossini.

En 1955 empezó a dar clases de canto con Arrigo Polo y Ettore Campogalliani, y antes de dedicarse profesionalmente a la ópera se licenció en Magisterio y trabajó en la enseanza durante doce aos.

Debutó el 29 de abril de 1961 en el Teatro Reggio Emilia, con el Rodolfo de La bohme, de Puccini, y, fuera de Italia, en Dublín, con el duque de Mantua de Rigoletto, y dos aos después actuó en Amsterdam, Viena, Zurich y Londres hasta recalar en La Scala de Milán con motivo del centenario de Arturo Toscanini.

En 1965 enfocó su carrera hacia el belcantismo y formó dúo con la soprano australiana Joan Sutherland, a la que conoció en Dublín, para interpretar obras de Bellini y Donizetti en EU.

En 1966 se consolidó internacionalmente en el Teatro Covent Garden de Londres, donde le fue concedido el título de “rey de la octava do” y “rey del do agudo” y, seis aos más tarde, se consagraba definitivamente en la Metropolitan Opera House de Nueva York con la producción de La fille du régiment, de Donizetti.

Su luminosa, resonante e inconfundible voz en las interpretaciones del Nemorino de L’Elissir d’Amore (Donizetti), o de Ernani, Radamés (Aída) y Otello, de Verdi, o del príncipe Calaf de Turandot, de Puccini, lo convirtieron en uno de los grandes tenores contemporáneos y el mejor pagado de la historia.

La transmisión en 1977 de la actuación En vivo desde el Met de Nueva York situó a Pavarotti ante la mayor audiencia en la historia de las óperas televisadas. Se ganó el cario del gran público con los recitales multitudinarios de “Los tres tenores”, junto a los espaoles Plácido Domingo y José Carreras, a medida que perdía el favor de los círculos minoritarios operísticos.

Los conciertos con motivo de los Mundiales de Futbol de 1990, en las Termas de Caracalla (Roma), de 1994 en el Dodger Stadium de Los ngeles, y de 1998 bajo la Torre Eiffel, en París, supusieron un éxito sin precedentes.

“Hay quienes cantan ópera; Pavarotti era la ópera”: Bono

Pavarotti prestaba su voz e imponía estilo para cada uno de los discos que salían de esos conciertos, cuyas regalías tenían un destino específico, ya fuera Cambodia y el Tibet; Guatemala y Kosovo o simplemente para los nios de la guerra.

De ahí la gran amistad que mantuvo con Bono, el líder de la banda U2, quien ayer también le dedicó un pensamiento en su sito oficial de internet por su muerte.

“Hay quienes cantan ópera, Luciano Pavarotti era la ópera” escribió Bono del tenor calificándolo como un hombre volcánico, sensible y lleno de amor.

Ricky Martin lamentó la muerte del tenor italiano Luciano Pavarotti, con quien cantó en dos de los conciertos benéficos Pavarotti y amigos.

“Expreso mi pesar por el fallecimiento del maestro Luciano Pavarotti con quien tuve la dicha de compartir el escenario y el amor por la música”, declaró el puertorriqueo el jueves en un comunicado emitido por su publicista desde Miami.

“Su histórica contribución que trascendió desde la música popular a la lírica y la ópera se mantendrá sin duda en el corazón de futuras generaciones. La expresión musical que con tanta dignidad representó lo hizo merecedor del respeto y la admiración del mundo”, agregó el intérprete.

En 1999, Martin interpretó con Pavarotti el tema Mamma en un concierto en pro de Guatemala y Kosovo, uno de muchos eventos caritativos organizados por el tenor, en su pueblo natal de Módena, Italia.

“El gran tesoro que nos dejó como cantante y humanista será fiel testimonio de quien fue y será Luciano Pavarotti”, concluyó Martin.

A lo largo de su trayectoria el tenor colaboró con cantantes como Sting, Bono (U2) y Brian Adams. También impulsó las carreras de jóvenes cantantes, organizó conciertos benéficos, como el Pavarotti Friends, protagonizó la película Yes, Giorgio (1982), de Franklin J. Schaffner, en la que interpretó canciones como If We Were in Love, que fue candidata al Oscar, y I Left my Heart in San Francisco.

En 1982 publicó su autobiografía Mi propia historia, escrita en colaboración con William Wright, y existe otra biografía no autorizada, El rey y yo (2004), llena de chismes y malicia contados por sus autores, el ex manager Herbert Breslin y la periodista y crítica Anne Midgette.

En 2005 anunció su inminente retirada de los escenarios para dedicarse a su familia e impartir clases de canto. Sin embargo, en 2006 hizo una gira mundial, que hubo de suspender a finales de junio, sin llegar a actuar en Reino Unido, para ser operado de un tumor canceroso de páncreas, intervención que le fue realizada por aquellas fechas en Nueva York.

Debido a esta convalecencia, el tenor se vio obligado a cancelar los conciertos que tenía programados para 2006 dentro de su Worldwide Farewell Tour (gira de despedida mundial) tras anunciar unos meses antes su retirada de los escenarios, y que le iba a llevar ese mes de septiembre a Austria, Finlandia, Noruega, Portugal y Suiza.

Muchos aos atrás, en 1975, Pavarotti tuvo otra experiencia que hizo peligrar su vida, a su regreso de EU, cuando el avión que aterrizaba en Milán se partió en dos en la misma pista, aunque el artista resultó indemne.

En septiembre de 2006 José Carreras anunció el deseo de Pavarotti, Plácido Domingo y suyo de hacer una actuación de despedida en la Plaza Roja, y que fue aplazada desde entonces.

Gran aficionado al futbol, la pintura y los caballos, Pavarotti era padre de cuatro hijas, las tres primeras Lorenza, Cristina y Giuliana fruto de su matrimonio de casi cuatro décadas con Adua Veroni, y la última, Alice, nacida de su relación con su segunda esposa y ex secretaria Nicoletta Mantovani, con quien se casó el 13 de diciembre de 2003. [ Agencias ]

Miles despiden a Big Luciano

Los funerales por el tenor italiano Luciano Pavarotti se celebrarán maana en la catedral de Módena, dijo el alcalde de la localidad, Giorgio Pighi.

Los detalles se deben aún definir pero “sin duda las exequias serán celebradas en la catedral”, sealó Pighi a los medios locales a la salida de la villa de Santa María del Mugnano, donde murió el tenor, después de más de un ao de lucha contra un cáncer de páncreas.

Un comunicado de tan sólo dos líneas escrito por su representante bastó para que la noticia recorriera el mundo y para que miles de personas sintieran que perdieron al hombre que llenó el corazón de muchas personas con su inigualable voz.
ralph lauren puffer jacket miles despiden en Módena al Big Luciano