lauren ralph lauren la inolvidable sonrisa de la televisión

ralph lauren fragancias la inolvidable sonrisa de la televisión

Inicio El País Puro Deporte Sucesos Economía Opinión Viva El Mundo Ciencia Tecnología Data Diálogos ncora Revista Dominical Teleguía Brandvoice Somos Célebres Videos Blogs Negocios Publicaciones Emisoras Productos GN Anúnciese Estados Financieros Condiciones de uso Políticas de privacidadFútbol Nacional Fútbol Internacional Legionarios Selección Nacional Motores Otros deportes TorneosCartas Columnistas Editorial Foros InternacionalAplicaciones Científicas Medio Ambiente SaludEl primer actor Leopoldo Ortín (Polo Ortín) murió la madrugada de este martes de un infarto en su casa, a los 88 aos. Con décadas en el cine y la televisión mexicana se forjó en la Asociación Nacional de Actores (ANDA).

Su legado conlleva una generación de actores ya que su padre fue Leopoldo “Chato” Ortín, destacado en la época de oro del cine mexicano; él es el padre de Jorge Ortin, vigente en las telenovelas.

Los problemas de salud de Polo venían de tiempo atrás, hace poco le retiraron un abseso y visitaba regularmente al médico. Incluso confesó que al momento de ponerle un marcapasos falleció durante 15 minutos, por lo que sentía una revancha con la vida.

El comediante Polo Ortín falleció en su casa la madrugada del martes 16 de agosto.

Pasó también por distintas operaciones: de una arteria, columna y próstata. Además sufrió de un cáncer de colon, que se le detectó a los 59 aos.

A los seis meses de edad Ortín debutó en La casa de salud y a los cuatro aos ya formaba parte de La dolorosa, junto a su abuela Mariana Rivero.

Fue actor de teatro, cine, televisión, doblaje y hasta comediante, logrando su reconocimiento por más de 75 aos de carrera.

Para él, uno de las mejores medicinas era continuar trabajando, por lo que no pensó en retirarse. Al contrario, pensaba sumarse próximamente al elenco de El buen amado del productor Nicandro Díaz.

Entre sus proyectos fue parte de Mundo de juguete, Soadoras, Carita de ángel, Vecinos y Qué pobres tan ricos.

“No pensaba irse”, dijo Jorge, su hijo. Polo se encontraba recuperándose de una bronquitis y acababa de visitar al doctor.

“Se fue a cenar (que no cenó), llegando a la casa se sintió un poquito mal. Se levantó al bao en la madrugada (cerca de las tres y media) y al entrar se cayó y ya no se levantó. Mi mamá fue y yo también porque no podía abrir la puerta; todavía alcanzó a reaccionar pero luego lo acosté para resucitarlo y ya no pude lograr nada”, contó Jorge.

Pese a que el doctor dice que fue un infarto al miocardio, su familia piensa que también fue un paro respiratorio porque anteriormente le costaba respirar. “Conforme pasaron los aos los médicos le dijeron que si llegaba un paro otra vez ya no iba a sobrevivir”, recordó Jorge.

Este miércoles a las 9 a. m. se procederá proceder a incinerarlo; la familia aún no sabe si lo llevarán al Panteón Jardín, ubicado en la Ciudad de México, para que sus cenizas queden junto con su abuela.
lauren ralph lauren la inolvidable sonrisa de la televisión

lauren ralph lauren Llegó el jean day

relojes polo ralph lauren Llegó el jean day

La petición de una esposa de un obrero en el siglo XIX al sastre Jacob Davis, quien se la transmitió a su amigo Levi Strauss, resultó en la creación de la que probablemente es la prenda más universal de todas: el bluyín. La seora quería que a su marido los pantalones le duraran más, y a Davis se le ocurrió poner remaches metálicos en los puntos de tensión de la tela. Eso y la patente que consiguieron en 1873 marcaron la diferencia entre el uso del índigo y los tejidos de algodón y lo que hoy conocemos como bluyín.

El siglo pasado se encargó de llevar el denim a las pasarelas y, por lo tanto, a experimentar en la producción y los acabados del blue jean en estado original, que es azul casi negro y acartonado. Vinieron los desgastes, los agujeros, las rasgaduras. Todo, hecho intencionalmente. Como explica Clara Henríquez, directora de escenarios comerciales del Instituto para la Exportación y la Moda (Inexmoda): “El índigo (la tintura) se maneja con una intención. Dice el diseador: ‘tejamos así, con esta concentración de índigo, para que cuando la lavemos arroje un tono con tal particularidad y después la vamos a recubrir en cera'”.

Los procesos tradicionales empezaron a daar a los trabajadores y el medio ambiente, pues el uso de cloro y otros químicos para desteir y de arena para desgastar implicaba lavar y verter agua contaminada a los ríos y que partículas nocivas se alojaran en los pulmones de los confeccionadores. Para hacerse una idea, la elaboración de una prenda puede demandar 100 litros de agua, y en el mundo se producen cerca de 6.000 millones de yins al ao.

En 1993, a Enrique Silla y su tío José Vidal, valencianos y de una familia con trayectoria en la industria textil, les urgió hacer las cosas de una forma distinta. Se les ocurrió aprovechar la técnica láser, que ya se usaba para marcación, en la elaboración del denim. Pensaron que sería buena idea quemar controladamente la tela para imprimirle figuras y distintos tonos, en vez de usar las técnicas dainas.

Formaron una empresa para desarrollar esas tecnologías y la llamaron Jeanología, “la ciencia de los jeans”, según Silla. Dos décadas después, lograron que 20% de la producción mundial de yins se haga con su técnica. Estos espaoles fueron pioneros en la utilización de láser en la industria textil y luego en la implementación de ozono. El gas oxidante sustituye productos nocivos como el cloro. “No necesitamos energía para secar los tejidos porque no usamos agua y, por lo tanto, tampoco contaminamos ríos”, explica Enrique Silla.

En la práctica, la tecnología láser funciona a través de un software para programar el desgaste o las figuras que se deben imprimir. “Se puede fotografiar un pantalón antiguo, sacar el diseo en Photoshop y luego reproducirlo en mil o dos mil pantalones nuevos de forma perfecta y exacta”, explica Jesús Blay Andrés, director de área en Jeanología.

En definitiva, se logra en promedio un ahorro de agua de entre 60 y 70%; el consumo de productos químicos se reduce en un 50% y el de energía en 40%. La productividad, de otro lado, aumenta. Se pueden producir hasta 200 bluyines por hora. Desarrollaron también una máquina que recupera el aire de la atmósfera y lo transforma en nanoburbujas que sirven para imprimirle funciones a la tela: efectos de relieve o pliegues, impermeabilización o antiarrugas. Con esa tecnología se ahorra, con respecto a las técnicas tradicionales, un 95% de agua, 50% de químicos y 79% de energía.

“A la gente le cuesta mucho cambiar la forma de producir. No nos creían lo que decíamos, muchas compaías pensaban que éramos idealistas”, cuenta Silla. No lo eran y lograron revolucionar la industria. Pero él y su tío no lo hicieron solos. “Nos dimos cuenta de que para cambiar las cosas necesitábamos a los creativos y a los ingenieros”, dice Silla. Para él, una de las razones por las que las tecnologías y las industrias no evolucionan es que creativos e ingenieros arman rancho aparte. Cada uno trabaja en lo suyo, sin comunicarse. Eran tres y hoy son 125, de 15 nacionalidades. Es un equipo, por demás, muy joven. El promedio de edad de los integrantes es de 30 aos.

Hoy tienen su sede central en Valencia y un centro de producción láser de 1.700 metros cuadrados en Barcelona. Sus tecnologías están en 45 países en los cinco continentes. En Colombia, según Enrique Silla, cerca del 30% de la producción de yins se hace con sus máquinas. Empresas como Kenzo las han adquirido. En el mundo, marcas como Chevignon, Ralph Lauren y Pepe Jeans también lo han hecho. Los contactos que afianzó Silla en su papel de consultor de procesos de producción para empresas textileras le fueron útiles luego para dar a conocer los desarrollos de su empresa.

Cambiar las prácticas en esta industria no es nada menor. Según Clara Henríquez, la producción de jeanswear puede representar en Colombia el 40% de las confecciones y la mitad de los US$8.000 millones en prendas que se mueven. “De las 14 prendas que en promedio tiene cada colombiano en el clóset, fácilmente el 50% puede ser la categoría de jeanswear”, concluye. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin la autorización escrita de su titular. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited.
lauren ralph lauren Llegó el jean day